Alcoholicos Anonimos Honduras

Cuando nace A.A. en Honduras

En el año de 1958, una señora de nombre Corina escribe a A.A. World Services de New York, solicitando información para ayudar a uno de sus hermanos, que por aquel entonces tenía graves y notorios problemas con la bebida.
En vista que había leído el artículo de la revista ‘El Centinela’ que hacia mención de un lugar en el cual el aludido señor podía dejar la bebida, el señor en mención se llamaba Saúl Domínguez a quien la 0.S.G. de New York le envió literatura de A.A., incluyendo el Libro ‘Alcohólicos Anónimos’ el cual por un tiempo cargo bajo su brazo y que en muchas ocasiones “lo ocupo‘ ‘para empeñarlo” y con ese dinero quitarse la resaca o goma.

A pesar de ello, Saúl aparecía en el directorio mundial de A.A., solitario su dirección era: entre 3ra y 4ta Ave. De Comayagüela, Honduras y este A.A. recibía cartas de todas partes y de otros A.A.’s que le alentaban su propósito de dejar la bebida pero aun así continuaba bebiendo.

Saúl Domínguez fue el hijo Nº.16 de la pareja formada por el Sr. Pabló Domínguez y la Sra. Elena Recinos de Domínguez, residentes de la ciudad de Márcala del Departamento de la Paz.En 1959, el Sr. Benjamín Guzmán, en ese entonces, Secretario del Consulado de la Republica de El Salvador en Honduras y miembros de la Sociedad de Alcohólicos Anónimos, decide ponerse en contacto con Saúl Domínguez (que todavía aparecía en el Directorio Mundial de A.A. ) pero este último señor se encontraba entregado a una serie de borracheras y cuando logro comunicarse por teléfono a la clínica de uno de los hermanos de Saúl, este acababa de parar una horrenda ‘pata” (consecuencia de borrachera), se encontraba tembloroso, se entablo una conversación y el dialogo más o menos fue así: ¿Quién habla?, dijo Saúl. “Usted no me conoce pero tenemos algo en común y me gustaría que habláramos al respecto, he visto su nombre en el Directorio Mundial de Alcohólicos Anónimos y quiero conocerlo, estoy en estos momentos cerca de la escuela Normal de Señoritas “aludió Benjamín.

Saúl estaba a media cuadra de la Normal de Señoritas en la clínica de su hermano, sin embargo le mintió diciéndole que vivía muy largo, allá cerca del Aeropuerto Toncontín, esto lo hizo probablemente por el temor a ser engañado y queriendo evitar el encuentro.

Benjamín le contesto: No hombre yo conozco muy bien la cuarta avenida y es la que sigue de donde le estoy hablando. Sin otra alternativa, Saúl y Benjamín se reunieron después de varias tazas de café, de intercambio de amargas experiencias alcohólicas, risas y algunas lágrimas, llegaron a tender el puente de comprensión.

Para ese entonces, Lolita de Cordero Valle, angustiadamente, hacía gestiones en la República de El Salvador con parientes y amigos para que le ayudaran a su esposo, el Dr. Carlos Cordero Valle quien al igual que Saúl Domínguez tenía problemas agudos de alcoholismo se puso en contacto presentándose a la clínica del Dr. Zamora, quien lo llevo al grupo de A.A. Central de El Salvador.

El Dr. Cordero Valle capto todo lo que hablaban y comprendió todo sobre la enfermedad del alcoholismo, pero cuando se hizo la invitación de admisión a través de la Tercera Tradición no quiso identificarse y optó por regresar a Honduras y continúo bebiendo.

En 1960, aparecían tres A.A.’s solitarios en el Directorio Mundial de A.A., Mr. Swan, en San Pedro Sula, Paul S.D. y Saúl D. en Tegucigalpa (Saúl había dejado la bebida el 20 de mayo de ese año).
Lolita de Cordero Valle, en vista que Don Carlos continuaba bebiendo, le hace la invitación al Dr. Julio Zamora para que venga a Honduras a ayudarle a su esposo, el Dr. Zamora accede, pero decide acompañarse de Alejandro Miguel Hernández y de Antonio Rosales, también salvadoreños, se ponen en contacto con la señora Lolita,con Saúl Domínguez y con Paul S. Dwyer, quien era cónsul de U.S.A.

En Honduras en ese entonces, celebrando una reunión en la casa de este último el 14 de julio de 1960, se ponen en contacto con la presencia de: Julio Zamora, Alejandro Miguel Hernández, Antonio Rosales (de El Salvador}, S aúl Domínguez, Carlos Cordero Valle, Carlos Planas, Arturo H., Sr. Oscar Rodríguez y Armando Rodríguez (de Honduras) Además Paul S. Dwyer (de U.S.A) y desde ese entonces quedo establecido el grupo llamado “Grupo de A.A. No. 1 de Comayagüela’ que empezó a funcionar en la 5ta. Ave, entre 5ta y 6ta calle de Comayagüela en casa de los Señores José y Eva Fiallos.

Desde entonces, un 15 de julio de 1960 A.A. en Honduras ha crecido y ha expandido su mensaje a través de los cuatro puntos cardinales de su territorio el primer grupo de AA cambio de nombre en el año de 1963 y ahora se le conoce con el nombre de ‘Grupo de A.A. Central de Honduras.

Servicio

De aquí que un servicio de A.A. es todo aquello que nos ayuda a alcanzar al alcohólico que todavía sufre, abarcando desde el Paso Doce en sí, una llamada tele- fónica y una taza de café, hasta la Oficina de Servicios Generales de A.A. para las actividades nacionales e internacionales.

Recuperacion

Al no ingerir alcohol, los alcohólicos se recuperan fisicamente de su enfermedad. Pero, el alcoholismo es una enfermedad que no sólo afecta al cuerpo, si un alcohólico en recuperación quiere alcanzar una sobriedad duradera necesita también una mente sana y unas emociones equilibradas.

Unidad

La Unidad de Alcohólicos Anónimos es la cualidad más preciada que tiene nuestra Sociedad. Nuestras vidas, y las vidas de todos los que vendrán, dependen directamente de ella. O nos mantenemos unidos, o A.A muere. Sin la unidad, cesaría de latir el gran corazón de A.A.

Oficina de servicios generales

India

123, Dev Plaza, 34th Street,
New Delhi, 110011

Australia

16 Munique Rd, Birdsville QLD
4482, Australia

Africa

5th Floor, St Adams Towers,
P. O. Box 1234, Nairobi, Kenya

United States

475 Riverside Drive at West 120th St. – 11th Floor
New York, NY 10115, United States

They Need Your Help!

Dolorem ipsum quia dolor sit amet, consectetur, adipisci velit, sed quia non
numquam eius modi tempora incidunt.